Distancia en la infancia.

Escrito por voleraempezarde0 12-02-2018 en distancia. Comentarios (0)

Martina es una chica de 30 años, morena, con el pelo largo y liso por los hombros, ojos marrones y de una estatura de 1,65 m., la cual lleva una vida complicada después de haberle pasado de todo en su corta vida. Martina cuando nació era la hermana pequeña de dos hermanos, la única chica de la casa, era la princesita de su papá. Desde los 3 años cuando iba al cole siempre jugaba con su grupo de amigas, aprendía a leer, a hacer equipo y sobretodo sabía que algo especial tenía su compañera Marta, juntas se pusieron el nombre de "la doble M", ellas lo hacían todo juntas. Sus mamás las llevaban cada tarde a jugar al parque e incluso una vez por semana merendaban juntas viendo una película en casa, su favorita era "Blancanieves", siempre la veían juntas con un bol de palomitas y algunas chuches, eso sí, pocas. Cada semana una de ellas elegía la película. 

Una mañana, Marta, no fue a clase y Martina se enteró por su mamá que nunca más iba a ir a ese colegio ni a su clase. Marta se cambió de ciudad y de colegio porque su padre no tenía un trabajo fijo. Su padre, al ser Policía, tenía que vivir durante un tiempo fuera de su pueblo y eso a Martina le entristeció, pasó de jugar con Marta todos los días a jugar con otros niños. Pero la distancia no las separó nunca, vivían cerca una de la otra, a unos 40 kilómetros, por lo cual, los padres de Martina, la llevaban dos sábados al mes  a pasar el día con ella, e incluso una vez al mes se quedaba a dormir en casa de ella. Se convirtió como una rutina que cumplían siempre. Cada vez que se quedaban, las chicas, contaban a la madre de Marta, que se llamaba Susana, todo lo que habían hecho durante el dia juntas, esta lo escribía en una hoja y se lo guardaban para que cuando fueran mayores tuvieran el recuerdo de leer lo que hacían juntas de pequeñas...